La quiropráctica está basada en el principio básico de que por naturaleza tu cuerpo se guía hacia la salud. A esto se le llama inteligencia innata de tu cuerpo. Lo que coordina este proceso es tu sistema nervioso. Si algún segmento de tu espina dorsal está desalineado (subluxado), el sistema nervioso es interferido y como resultado disminuye la habilidad de tu cuerpo de mantener una función armoniosa y expresar salud óptima. Cualquiera que sea tu estado de salud, tu cuerpo estará mucho mejor con un sistema nervioso sin interferencias.

Estamos en una constante adaptación físico mental que es diferente para cada persona en una sociedad muy acelerada cargada de estrés. El cuerpo es donde la mente se expresa. Esta conexión física mental causa que el cuerpo se contraiga o se relaje. Contracciones severas o crónicas, malas posturas, malos hábitos, alimentación inapropiada, falta de ejercicio y descanso, accidentes, etc. son las causas de subluxaciones. Estas interfieren con la transmisión nerviosa causando mal funcionamiento, mala regeneración, y mala adaptación en nuestros cuerpos, y mientras estén presentes nuestro cuerpo simplemente no puede expresar salud ni funcionamiento optimo de los procesos biológicos.

Físicamente nuestra adaptación depende del funcionamiento de nuestro sistema nervioso. El cerebro controla el funcionamiento del cuerpo por medio de la médula y los nervios. Todos los sistemas incluyendo el inmune, digestivo, circulatorio, hormonal, respiratorio, entre otros son controlados por el sistema nervioso. Ajustes quiroprácticos con regularidad y nuestro orden mental es como mejor podemos adaptarnos a la situación en que vivimos hoy día.

 

Facilitadora

En Carolina
Clínica Quiropráctica Metropolitana 

Quiropráctica