La Quiropráctica y sus Beneficios

 

Alguna vez te has preguntado, ¿Cómo puedes mejorar tu salud? ¿Qué tienes que hacer para vivir más saludable y tener una mejor calidad de vida? La quiropráctica se centra en mantener y restablecer el funcionamiento óptimo del sistema nervioso, el cual controla todos los sistemas del cuerpo.  El sistema nervioso está protegido por la columna vertebral. Es por tal razón, que los quiroprácticos estudian la estructura y el funcionamiento de ella. Es decir, si hay algún problema biomecánico en la columna (la columna no está alineada apropiadamente), el sistema nervioso se puede ver afectado negativamente, lo cual resulta en problemas de salud. Como el sistema nervioso controla todo lo que ocurre en el cuerpo, si no envía la señal o hay interferencia neurológica, no puede haber plena salud. Con los años, nuestra columna va sufriendo cambios degenerativos inevitables.

Tanto los problemas estructurales como los funcionales pueden causar dolor de espalda y cervicales y otros síntomas como pueden ser: falta de sensibilidad y/o adormecimiento en las extremidades, manos y pies, dolor de cabeza, mareo o vértigo como ejemplos de problemas músculo-esqueléticos. También pueden estar relacionados con síntomas orgánicos como la mala digestión o las alergias. Aunque la mayoría de las personas van para mejorar y corregir dolores de espalda, postura y cuello, hay una gran cantidad de trastornos y afecciones que se pueden combatir con el cuidado, como asma, migraña, estrés, artrosis, trastornos digestivos, entre otros. Todo esto debido a que, la columna vertebral y el sistema nervioso están conectados con el funcionamiento y la comunicación del cerebro con todo el cuerpo. Si estos problemas no se corrigen a tiempo con un quiropráctico, pueden ocurrir degeneraciones como artritis, osteoporosis, aplastamientos de vértebras, entre otros.  Muchos de estas condiciones se pueden prevenir y sentir alivio si se verifican a tiempo.

Es vital hacer una evaluación clínica completa, donde incluye un análisis de su biomecánica, alineación de postura, pruebas ortopédicas, neurológicas, radiografías, estilo de vida y dieta. Así  buscamos la raíz del problema y se escoge el cuidado quiropráctico apropiado para el paciente. 

La quiropráctica es un estilo de vida. Gracias al cuidado quiropráctico, a los ajustes, los ejercicios y los consejos, además del compromiso del paciente con su salud, se pueden tener resultados exitosos en la salud, mejora de enfermedades y grandes cambios positivos a nivel emocional.  

Como mencioné al principio, la quiropráctica no es sólo para aliviar dolores. Los problemas biomecánicos de la columna pueden empezar mucho antes de que haya síntomas. Es por esto que muchas personas que empiezan cuidado quiropráctico por algún dolor o molestia, continúan un programa de mantenimiento como parte de una vida saludable.

De esta manera, se hacen revisiones periódicamente para detectar problemas biomecánicos antes de que causen síntomas. Así aseguramos el bienestar de la columna y el buen funcionamiento del sistema nervioso, lo que es imprescindible para el perfecto estado del organismo.

La quiropráctica es un estilo de vida. Te invitamos a la buena salud y a vivir una mejor calidad de vida.

Por Dra. Frances Bigas Morales

La autora labora en la Clinica Quiropractica Metropolitana localizada en la Ave. San Patricio y en Carolina Shopping Court. 

 

 

Comparte
Clinica Quiropractica Metropolitana
Follow Clinica Quiropractica Metropolitana:

Ver perfil